Últimas Noticias
  1. DOMINIO TOTAL DE HÉCTOR HERNÁNDEZ
  2. SE UNE MICHAEL PÉREZ  A LA NOVENA CANGREJERA
  3. CUADRANGULAR DE ISÁN DÍAZ DEJA A LOS CANGREJEROS EN EL TERRENO
  4. VUELVEN A CAER LOS CANGREJEROS
  5. EL RELEVO CANGREJERO NO PUDO SALVAGUARDAR EL TRIUNFO

Historia

Nace el Cangrejo

En 1938, se fundó la Liga de Béisbol Semiprofesional de Puerto Rico, compuesta por seis novenas, todas ellas de las ciudades más grandes: San Juan, Ponce, Mayagüez, Guayama, Humacao y Caguas. Fue tanto el éxito de esa temporada inicial, que para el siguiente torneo, el joven deportista Pedrín Zorrilla solicitó una franquicia para la zona de Santurce. Aunque la capital estaba representada por San Juan, Pedrín entendía que el área metropolitana tenía la suficiente población para contar con dos equipos.

Inmediatamente formó su grupo de trabajo compuesto por amigos cercanos como Rafael Muñiz, Mike Pasarell, Juan Enrique Dávila, Héctor Nevárez, Juan Antonio Palerm, Luis R. Torres, Fernando Arce, Heriberto “Don Guindo” Rodríguez de Arellano y Francisco “Panchicú” Toste. Por otra parte, varios deportistas de Aguadilla también solicitaron una franquicia para esa ciudad.

La Junta de Directores de la Liga de Béisbol se reunió el domingo 23 de julio de 1939, en primer lugar para elegir un nuevo presidente y en segundo, para ver las solicitudes de Santurce y Aguadilla.

Carlos García de la Noceda salió electo como nuevo Presidente, sustituyendo a Teófilo Maldonado. Inmediatamente comenzaron los trabajos para ver si era factible que hubiese una expansión. Luego de oír los planteamientos de ambos grupos, la Liga no aprobó ninguna de las solicitudes porque entendía que, faltando dos meses para comenzar el torneo, pudiesen conseguir peloteros adecuados que les permitieran tener una organización completa para competir con las otras seis ya organizadas.

La noticia no cayó bien. Las críticas se hicieron sentir y los medios de comunicación del país comenzaron a ejercer presión para que la Liga reconsiderara su decisión. Teniendo la opinión pública a su favor, Santurce y Aguadilla solicitaron una reconsideración.

Para calmar los ánimos y lucir como que estaban en posición de escuchar nuevamente los planteamientos de ambas organizaciones, los directivos de la Liga fijaron una reunión para el 29 de julio, esta vez fuera del área metropolitana. El lugar seleccionado fue el Bar Montañez, ubicado en Cayey.
Surgió un elemento sorpresa pues un grupo de deportistas cayeyanos, también solicitó que los escucharan porque querían una franquicia para ese pueblo. Ya no eran dos, sino tres franquicias.

La audiencia comenzó por la tarde y se extendió hasta la madrugada del siguiente día. Luego de intensos interrogatorios, la Liga aprobó las franquicias de Santurce y Aguadilla y denegaron la de Cayey porque carecían de un buen estadio.

A ambas novenas se les impuso una serie de condiciones. La resolución aprobada especificaba que tendrían que responder a los equipos que los visitaran con $350 por juego como garantía para cubrir los gastos en caso de que la asistencia fuese pobre. Además, estarían en un periodo probatorio de un año, en el al finalizar el mismo, la Liga podía anular ambas franquicias si no presentaban un conjunto de calidad. Dos condiciones sumamente difíciles que ninguna de las seis franquicias originales tuvo que pasar. Santurce y Aguadilla estaban obligados a lucir bien y tener seguros $350 por juego, lo que representaba $700 dólares por día porque siempre se celebraba doble juego. Las dos organizaciones aceptaron los términos y de inmediato se dieron a la tarea de contratar los peloteros.

Cada franquicia podía reforzarse con un máximo de tres jugadores. El “roster” de Santurce quedó integrado por los lanzadores Raúl Acosta, Manuel Archeval, Ramón “Mon” Carrión, Manuel Rosario y el novato Luis Raúl “El Tigre” Cabrera; Guillermo “Wichie” Calderón (1b), Rafael “Fellito” Concepción (2b/ss), Agustín “Tingo” Daviú (3b), Eduardo Nichols (c), Ramón “Monchile” Concepción (of), Enrique González (of), Oscar “El Brujo” Mangual (of), Manuel “El Indio” Ramírez (of), Joaquín “Nenaco” Vilá (of) y los “utilities” Guillermo Angulo y Liborio Ramírez. Los tres refuerzos fueron Joshua Gibson, Billy Byrd y Dick Seay.

Uno de los momentos que Pedrín más disfrutó fue cuando encargó los uniformes para la novena. Estos los confeccionó la madre del conocido hombre del béisbol, Carlos Pieve, según este le comentara al escritor Tom Van Hyning en su libro Santurce Crabbers.

La camisa y el pantalón eran blancos con las letras y números en azul oscuro, al igual que la gorra con una S en bloque. El Ron Marín los auspicio y el equipo se conoció como Santurce Marín, aunque la prensa los llamaban Cangrejeros, bautizados así por Heriberto “Don Guindo” Rodríguez de Arellano.

El 13 de octubre de 1939, Santurce se enfrentó a Aguadilla en el Parque Colón perdiendo el primer juego, 2-0 y ganando el segundo, 8-5. Fue así como comenzó una de las franquicias más emblemáticas en la historia del béisbol latinoamericano, los Cangrejeros de Santurce.